El artificio de la escritura / The artifice of writing


domingo, 9 de febrero de 2014

Grafitti Letrinae: Metáfora escatológica

(Advertencia: Al lector de sensibilidad delicada y buen gusto se le advierte que el siguiente texto puede ofenderlo, como ofenden con su vulgaridad los grafitti de las letrinas públicas del mundo.)

Cuando le viene al escritor el ataque de verborrea no tiene cómo detenerla: fluye el detritus a ramalazos de alivio. Cada palabra es un desaguar lo que atormenta, lo que a la tripa tiene retorcida. 

¿No es apta acaso la metáfora escatológica para designar con acierto la indigestión de la voz, la disenteria del discurso infectado, el rebalse del organismo estragado de palabras y palabras en siete lenguas de misterio, lenguas de basilisco y bífidos ofidios?


¿Qué quejidos son esos, estítico poeta?

lunes, 9 de diciembre de 2013

Dormirse en la nada.


Hay noches en que se duerme como una piedra, esa dichosa “piedra dura” que el poeta envidia porque “no siente”.  En el sueño entra uno a veces a una total—o aparentemente total—inconsciencia, casi tan absoluta como la inducida por el anestesista antes de una intervención quirúrgica. Ambos, el sueño profundo y la casi muerte de la anestesia, tal vez sean un ejercicio preparatorio para la nada. Resulta tranquilizante el que uno ni sepa en qué momento la anestesia tiene efecto y el que a menudo uno caiga dormido sin ni darse cuenta de que la conciencia se desprende de la realidad, como, por ejemplo, en el abandono suicida y criminal del que se duerme al volante.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Palabras sobre la palabra

Hace algunos días hablé en un encuentro de escritores. Como el tema de la charla corresponde a los intereses de este blog, añado aquí la liga para el blog Café Labrapalabra y la entrada en que se incluye el texto de lo que dije en esa ocasión: http://www.cafelabrapalabra.net/2013/11/el-arte-de-crear-palabras-sobre-la_18.html



sábado, 2 de noviembre de 2013

La casa

La casa, el lugar donde se viven los momentos más íntimos del sueño y el ensueño, tiene una importancia evidente al nivel vital y emotivo.

     El rincón predilecto se remonta como necesidad a un pasado evolutivo cuando el escondite de la madriguera era el único lugar seguro donde estar protegido del peligro de los otros animales.

     Ya la gestación intrauterina es un antecedente del rincón seguro, del cuerpo protegido por el cuerpo--residencia--protector.

     La guarida, la casa, es otro cuerpo en el que se habita en seguridad: el cuerpo materno que se hace matriz en el nido de la cama, el íntimo lugar del sueño acurrucado entre las sábanas. Toda casa, por lo mismo, engendra una energía emotiva vital, un deseo filial de poseer y ser poseído.


     ¿Qué puede llevar a algunos a huir de la propia casa y abandonar el enredo reconfortante de las sábanas, el apoyo de la almohada?

     Afuera cantan los pájaros. Otros picotean entre la maleza, comen. Lo hacen--cantan y comen--porque están vivos y son libres. Ya en la noche encontrarán la rama en qué posarse a dormir.

     Nada más importa.


miércoles, 30 de octubre de 2013

Presentación de mi novela

Escrita y publicada, la novela requiere ahora de lectores. Para darla a conocer entre posibles interesados, la presentaré en público en unos días más y leeré algunas páginas para darles una idea a los que decidan leerla de lo que pueden esperar de ella. De más está que recomiende a todos que la lean.

sábado, 26 de octubre de 2013

Imposibilidad del silencio










El barullo de voces, la zalagarda de consignas, el guirigay de las escuelas, los púlpitos y balcones ceremoniales, las tarimas de guiñol, los altares, el bisbiseo de las antesalas y los cementerios, el estruendo de los himnos cantados a voz en cuello--tímpanos y timbales--, el vozarrón de la sargentería, los susurros de la hipocresía no dejan lugar a las volátiles moléculas del silencio.


















Pero no es la gran ciudad el único lugar del ruido.